Hace unas semanas visité a los amigos de Huerta LA MOHEDANA con la intención de conocer “in-situ” como trabajan, que producen y valorar la posibilidad de traer sus productos a Marbella.

Y la verdad es que quede gratamente sorprendido con sus conocimientos, filosofía y motivación con lo que hacen.

UNA BREVE HISTORIA DE LA MOHEDANA

Miguel y Raúl, no son una novedad, no son dos nostálgicos que se han echado al campo a sembrar ¡a ver que sale! ; para nada, son dos brotes más de ese incipiente tejido social que nos estamos consolidando en la ciudadanía consciente de que es necesario un cambio radical en los hábitos de producción y consumo a nivel mundial.

De hecho, son ingenieros Técnicos Agrícolas, que a la vista de las barbaridades que se están haciendo con el modelo de agricultura intensiva, monocultivos etc, y con el convencimiento de que este sistema de producción no es sostenible, decidieron profundizar en otros más eficientes que puedan perdurar en el tiempo, combinando sus conocimientos académicos con técnicas milenarias.

Hoy en día, se puede argumentar cientificamente, por qué las practicas que a base de “prueba-error”, fueron perfeccionando nuestros antepasados generación tras generación dan tan buenos resultados.

REINVENTARSE

Para ello, han tenido que empezar a formarse prácticamente desde cero, pues su formación académica, según me contaban, estaba enfocada principalmente a los cultivos intensivos y el uso de todo tipo de agro-tóxicos para conseguir la máxima producción en el menor tiempo posible. Y por supuesto, para dicha formación han tenido que recurrir a material “apócrifo” (libros, internet, convenciones, foros, ferias etc) pues en los ciclos formativos oficiales solo puedes encontrar tímidas iniciativas relacionadas con la sostenibilidad y poco mas.

UNA BREVE HISTORIA 

Miguel y Raúl, no son una novedad, no son dos nostálgicos que se han echado al campo a sembrar ¡a ver que sale! , para nada, son dos brotes más de ese incipiente tejido social que se está consolidando en la ciudadanía consciente de que es necesario un cambio radical en los hábitos de producción y consumo. De hecho, son ingenieros agrónomos, que a la vista de las barbaridades que se están haciendo en la producción de agricultura intensiva, el monocultivo etc. y con la convicción de que este sistema de producción no es sostenible decidieron profundizar en otros sistemas  más eficientes que puedan perdurar en el tiempo, basados en técnicas milenarias.

Afortunadamente, en la actualidad se puede explicar científicamente que las practicas que con el método “prueba y error”,  fueron perfeccionando nuestros antepasados generación tras generación durante miles de años.

REINVENTARSE

Para ello, han tenido que empezar a formarse prácticamente desde cero, pues su formación académica estaba enfocada principalmente a los cultivos intensivos y el uso de todo tipo de agro-tóxicos para conseguir la máxima producción. Y por supuesto, para dicha formación han tenido que recurrir a material “apócrifo” (libros, internet, convenciones, foros, ferias etc) pues en los ciclos formativos oficiales solo puedes encontrar tímidas iniciativas relacionadas con la sostenibilidad y poco mas.

LA HUERTA

La finca está ubicada a las afueras de Osuna, un pueblo tradicionalmente agrícola. Tiene una superficie total de unas 5,5 hectáreas, de las cuales 3.500m2 están habilitados para huerta,  el resto se divide entre olivos, higueras y cultivos extensivos como cereal, leguminosas, patatas espárragos etc...

Me cuenta Raúl que le tenía “echado el ojo”  desde hace tiempo ya que conoce la finca desde su infancia y sabía las posibilidades que tiene.

Una de las cosas que más me llamó la atención, fue el circuito de pozos interconectados que garantizan el agua necesaria durante todo el año, también cuenta con aljibe, e incluso una infraestructura en desuso con la que se extraía el agua con noria de tracción animal para subirla a la superficie y llenar la alberca, y desde ahí, regaban las distintas secciones de la finca ya fuese aprovechando el desnivel del terreno o manualmente (cubo a cubo).

Para este año tienen previsto producir y por este orden: Patatas, espárragos, hortalizas y verduras de verano (tomate, pimientos, berenjenas, calabazas, pepinos…), además de setas y otras especies con las que están haciendo pruebas.

Su intención es abastecer a un público de cercanía y con una opción que me parece de lo más novedoso e interesante para el consumidor: Si el comprador lo desea, puede hacer una visita guiada por la finca, elegir los productos que quiere, y sobre la marcha se cosechan para que se los lleve.

En mi breve pero interesante visita me comentaron muchas cosas relacionadas con el campo, la agricultura, y la industria alimentaria…, casos de los que han sido testigos de primera mano fruto de su formación académica y trayectoria profesional. Se nota que saben de lo que hablan, de hecho, Raúl trabajaba en la industria agro-química hasta que abandonó voluntariamente por convicciones éticas y morales.

Intentaré sintetizar lo que me parece mas destacable de tan provechosa visita, pues lo considero de suma importancia para todo aquel que como en mi, se ha despertado no poca inquietud en relación a los alimentos que consumimos:

Los agricultores convencionales están siendo “engañados” a nivel mundial desde que allá por los 70 se pusiera en marcha la Revolución Verde que iba a acabar con el hambre en el mundo, estos son los máximos defensores de la agricultura “tóxica” pues durante medio siglo no han hecho otra cosa que escuchar las bondades de fertilizantes y plaguicidas. Me comentaba Raúl, que es práctica habitual que las empresas químicas que desarrollan estos productos, financien proyectos universitarios y que curiosamente sus productos llevan el “marchamo de calidad” de dicha universidad.

Los campos se están volviendo cada vez más áridos y solo aumentando el uso de agro-químicos año tras año posibilitan que se pueda seguir produciendo.
También hablamos de alimentos transgénicos y el daño real (que no es en sí, la alteración genética) de estas mutaciones de laboratorio, de cómo Monsanto y sus "secuaces" (políticos, “lobbys”, think tanks etc) están arruinando a agricultores de países con economías más precarias. Organizaciones y medios “no alineados” están convencidos de que está funesta y poderosa multinacional está detrás de los numerosos casos de suicidios que se están dando en la India en los últimos años . (El agricultor se ve obligado comprar sus semillas y químicos especificos para que esta produzca).

 Me hablaron de situaciones que han visto que me parecieron mas propias de una película apocalíptica, sin embargo son reales: Cultivos sin tierra (hidroponía) en los que la tierra no es más que un compuesto de materia inerte que solo sirve para que la planta se mantenga en pié, nutriéndose 100% de forma artificial a base de una solución acuosa con fertilizantes, plaguicidas y otros agro quimicos.

De cómo la demanda de fresas se está cargando el ecosistema más importante de Europa: Doñana . Si eres consumidor de fresas de Huelva te interesa saber porque las fresas llevan Bromuro de Metilo si está prohibido en Europa.

Además, esto lo apunto yo, mas de 2.000 inmigrantes malviven en asentamientos improvisados y en una condiciones infra humanas para recoger las fresas que pagamos a precio de oro.

 

De analisis de los que han sido testigos, que demuestran la cantidad de sustancias nocivas que se encuentran en una fruta muy común en Andalucía y que no comento para evitarnos problemas.

Algunos artículos relaciondos, en mi opinión fuentes suficientemente solventes:

'La Docena Sucia': manzanas, apio, pimientos...  (Environmental Working Group - ONG  en EE.UU.)

52 sustancias activas en muestras en España (manzanas, fresas, peras...) (Informe OCU, pag. 25)

Europa: 43,9% de las muestras contenían residuos de pesticidas (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria EFSA).

Otro punto en el que también estuvimos de acuerdo fue en la efectividad de las certificaciones de producción ecológica de cara a un sistema de producción sostenible y la recuperación de las propiedades del suelo, llegando a la conclusión de que solo un comercio de cercanía y un vínculo directo consumidor-productor puede garantizar la cualidad nutricional y saludable de los alimentos. Ya que estas certificaciones no excluyen el uso de fertilizantes, sino que se usen los autorizados por ellos como aptos para certificado ecológico, es más de lo mismo: intereses comerciales, rentabilidad a corto plazo, mismas técnicas de labor..., de hecho, las mismas empresas que comercializan agroquímicos nocivos, están ampliando su oferta con agroquimicos ecológicos, en algunos casos autoproclamandose abanderados de la sostenibilidad y proteccion del medios ambiente (Ver post La sostenibilidad y las empresas - AeMarbella).

Pero también hablamos de cosas esperanzadoras:

Me explicaron varias técnicas para optimizar su producción respetando los ciclo naturales y temporadas de cada especie, y cómo esto repercute en las propiedades nutricionales y organolépticas del producto y su sabor.

Cómo aprovechar el comportamiento de la naturaleza y su biodiversidad en beneficio de la agricultura.

De la conveniencia de la rotación de cultivos e intercalar legumbres en esas rotaciones para mejora del terreno con su aporte de nitrógeno natural.

Me explicaron cómo y dónde se deben capturar los microorganismos de Montaña que una vez cultivados y tratados sirven para enriquecer sus abonos naturales diluyendo la materia orgánica y enriqueciendo el terreno de nutrientes en el momento más necesario.

Cómo la naturaleza tiene sus propios recursos y como aprovecharlos para que la estructura y porosidad del terreno mantengan un suelo vivo y productivo sin químicos en un ciclo continuo.

SOSTENIBILIDAD

Conforme iban instruyéndome sobre todas estas técnicas, venían a mi cabeza conceptos y principios que estudié en un curso sobre sostenibilidad que hice recientemente: Biomimetismo, ecointeligencia, Producción y consumo responsable, comercio de justo, o de cercanía, biodiversidad, capital natural, efecto antropoceno, acidificación, ecoeficiencia..., y es que es evidente que para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible a lo que se comprometieron la mayoría de las naciones (ODS), una gestión adecuda de la agricultura y el suelo es una pieza fundamental.

Para no extenderme más, y en mi humilde opinión, creo el modelo de producción que están desarrollando Rául y Miguel es el futuro de la agricultura y que sería una necedad obviar el perfeccionamiento continuo de LA NATURALEZA desde hace 1000 millones de años.

Por último, me quedo con una reflexión de Rául que sinceramente me impresionó:

""El sistema de producción actual va a colapsar, los suelos cada vez necesitan más quimicos para producir lo mismo""

Translate »

Pin It on Pinterest

Share This
WhatsApp ¿Tienes dudas?
0

Tu carrito